Mujeres sin pareja

“Mi experiencia en URH ha sido muy positiva, en mi caso yo ya tenía 38 años pero con una larga lista de tratamientos a mis espaldas, en principio el diagnóstico no era muy malo con leves problemas endocrinos pero supuestamente con fácil solución, pero después de varios años intentándolo no conseguía el ansiado positivo y a lo máximo algún aborto bioquímico. Finalmente ante la obviedad de la mala calidad de mis óvulos decidí comenzar el tratamiento en URH para adopción de embriones, quedando embarazada en el segundo intento. Acudir a URH reconozco que no fue mi primera opción, me dejé deslumbrar por la publicidad de otra clínica que en mi caso concreto no me funcionó. Destacar de URH el trato más familiar respecto a otras clínicas y el tiempo que dedican a cada paciente, te dejan hablar y escuchan tus preguntas, te dan confianza para preguntar cosas que aunque parezcan obvias cuando estás en pleno tratamiento dudas de todo. Además el teléfono de emergencias cuando estás en betaespera me parece un instrumento de tranquilidad maravilloso ya que tienes la seguridad  de un contacto rápido y directo con tu doctora y eso no tiene precio cuando tienes un sangrado como me pasó a mí. URH es una clínica que cuida los aspectos médicos, a mí me han parecido grandes profesionales, pero también cuidan los aspectos emocionales y eso es igual de importante, cuando estás fuertemente hormonada y sometida a un gran estrés por las expectativas y por tu economía, el sentirte cuidada para mí fue fundamental. No tengo palabras suficientes para agradecer al equipo de la Dra. Fernández-Shaw el trato recibido y la profesionalidad demostrada conmigo para alcanzar mi sueño, ser madre. Mi historia no ha sido fácil y espero que tenga un final feliz ya que actualmente estoy de 3 meses pero sé que todo ha merecido la pena cuando escucho latir el corazón de mi hijo en las ecografías. Sin duda recomendaría la clínica URH.” Gema (Agosto 2015)

Yo me hice una inseminación en URH, con la buena suerte de quedarme embarazada a la primera, sé que es muy difícil pero la posibilidad existe y gracias a dios me tocó a mí.
Soy madre soltera. Una de las pocas cosas claras que tenía en la vida es que quería ser madre, al no tener pareja y después de barajar varias posibilidades me decidí por una inseminación. En mi caso, sé dio todo muy bien, ya que no tuve que someterme a hormonación (soy una gran afortunada y una excepción, pero de vez en cuando las excepciones pasan y sino a seguir intentándolo, el final merece la pena!!).
Me quedé embarazada con 38 años, me atendió la Dra. Sylvia Fernández Shaw Zulueta, a la que sólo puedo dar las gracias por su gran profesionalidad y a todo el equipo que me atendió empezando por la recepción, financiación, auxiliares, enfermeras, endocrino, ginecóloga, psicóloga y demás. Sobre todo por la prontitud y la facilidad para hacerme las pruebas. En mi caso por la edad me tuve que hacer una mamografía, y en los análisis me salió algo raro en la tiroides, de ahí el endocrino, al estar trabajando intentaban que todas las pruebas me las hiciesen a la misma hora y día. Desde el principio me sentí muy a gusto con el trato recibido, en ningún momento me sentí incómoda, hay que saber que no es cómodo seguir un tratamiento tan íntimo y en el que se vuelcan tantas ilusiones. Y este fue el principio de tener a mi peke, mi tesorito, que es lo más bonito y más grande que tengo en mi vida, ya tiene 8 meses y está hecha un bombón.
Mucho ánimos a tod@s y que tengáis la misma suerte que yo, y si no es así a seguir intentándolo es una espera muy larga y difícil y sólo las que pasáis por ello lo entendéis, pero el final merece la pena y el esfuerzo.” Montserrat (Nov 2014)