¿La Inseminación Artificial duele?

inseminación artificial duele

 Quería saber si la inseminación artificial duele.

Estimada paciente, el procedimiento de la inseminación artificial no duele y es sencillo. El día de la inseminación se prepara la muestra de semen (ya sea de cónyuge o donante) para optimizar sus condiciones. Una vez que la muestra está preparada, se introduce en el útero de la paciente. Lo primero que tendrás que hacer es situarte en la silla ginecológica. La ginecóloga colocará, con mucho cuidado, un espéculo en la vagina para poder visualizar el cuello del útero correctamente. Después se limpian las secreciones vaginales con una gasa y se aspira el moco del cuello uterino con una cánula especial para limpiar bien el camino de entrada de la muestra de semen. Por último, se pasa una cánula muy fina a través del cuello del útero conectada a una jeringa que contiene los espermatozoides, que serán así “empujados” hacia la cavidad uterina. Generalmente se suele pedir a las pacientes que acudan a la inseminación con la vejiga medio llena porque, por una parte, esto hace que el ángulo que forman el cuello y el útero se haga más recto y también, la orina en la vejiga amplifica la señal de la ecografía y nos permite hacer un control abdominal mientras hacemos la inseminación.

La inseminación artificial no duele. Es posible que notes alguna molestia cuando tengas el espéculo en la vagina (como cuando te hacen una citología). También puede ser que, al tener la vejiga llena, notes algo de presión si se hace un control ecográfico por vía abdominal durante la inseminación. La cánula con la que se introducen los espermatozoides tiene un diámetro inferior al del orificio del cuello del útero y la mayoría de las pacientes no la notan. Si el orificio está más cerrado de lo habitual podrás notar como mucho un leve dolor de regla, que desaparecerá en unos instantes.

Una vez que se ha terminado la inseminación artificial, se suele dejar a la paciente tumbada unos 10 minutos. En esta fase post-inseminación se pueden producir contracciones uterinas que pueden durar unos minutos y generar alguna molestia que desaparece espontáneamente. Posteriormente la paciente puede continuar con su actividad rutinaria con normalidad. Si notaras alguna molestia abdominal después, tendrá más que ver con la ovulación que con la inseminación artificial en sí. De cualquier manera, desaparecerá con un analgésico (paracetamol es el más recomendable), y no tendrá la más mínima importancia.

Dra. Laura Blasco Gastón – Ginecóloga especialista en Reproducción Asistida

Laura Blasco urh

 

Deja un comentario

Sé el primero en comentar

Notify of
avatar
wpDiscuz