Fertilidad masculina después de quimioterapia, ¿Qué ocurre?

Fertilidad masculina después de quimioterapia

La fertilidad masculina después de la quimioterapia puede verse afectada. Es importante tener este dato en cuenta, ya que la quimioterapia aumenta las tasas de curación de una de las patologías más comunes en los países occidentales, el cáncer. Según un informe de la SEOM (Sociedad Española de Oncología Médica), en España, 46.602 varones menores de 65 años, fueron diagnosticados de cáncer en 2012. De estos, muchos están aún en etapas reproductivas, y por lo tanto, deben plantearse estrategias de actuación para preservar su fertilidad después de la quimioterapia.

La disminución de la fertilidad masculina después de la quimioterapia se deriva de la acción principal de los fármacos utilizados, que atacan principalmente a células con divisiones rápidas, como las células tumorales, pero también a otras normales con esta característica, entre las que se encuentran los espermatozoides. El efecto puede ser temporal o permanente dependiendo de la edad del paciente (a partir de los 40 años es menos frecuente recuperar la fertilidad) y del tipo y dosis del medicamento utilizado (a mayor dosis, peor pronóstico reproductivo).

La producción de espermatozoides después de la quimioterapia suele aparecer entre el primer y cuarto año tras haber acabado el tratamiento. A partir del cuarto año, es poco probable que se reanude la producción de espermatozoides. Hay estudios que encuentran que, tras su reaparición, los espermatozoides post quimioterapia con anomalías cromosómicas son más abundantes y esto podría estar asociado a problemas de reproducción

Por todo ello, es muy recomendable recurrir a la congelación de semen antes de comenzar el tratamiento, con el objetivo de preservar la fertilidad masculina después de la quimioterapia. Esta técnica en varones adultos es sencilla. Consiste en obtener una o dos muestras de eyaculado que se procesarán y congelarán en el laboratorio de Reproducción Asistida. Las muestras pueden mantenerse criopreservadas, y una vez superado el cáncer, el paciente y su pareja podrán realizar un tratamiento de reproducción asistida para conseguir embarazo. El tratamiento a escoger dependerá de la calidad y número de muestras de semen almacenadas y la historia clínica de la pareja. La recomendación más habitual, dado que las muestras de semen congeladas son muy valiosas, es la fecundación in vitro por conseguir una alta probabilidad de embarazo. El método de preservación de la fertilidad en niños con cáncer es más complicado y los resultados más controvertidos.

Si el paciente no pudo congelar muestras de semen antes de la quimioterapia y tiene espermatozoides en el eyaculado cuando se plantea embarazo, estos espermatozoides se pueden usar, tanto espontáneamente como en un tratamiento de reproducción, aunque hay que tener en cuenta que existe un mayor riesgo de anomalías en los espermatozoides y, por lo tanto, una menor probabilidad de embarazo y posible mayor riesgo de aborto. Si no existen espermatozoides en el eyaculado, se puede recurrir a conseguirlos mediante una biopsia testicular (pequeña incisión en el testículo para obtener tejido testicular directamente), pero la probabilidad de que el testículo esté también dañado es elevada y en un 70% de los casos no se recuperan espermatozoides del testículo.

Por último, si no se ha podido congelar semen antes del tratamiento, o no se consigue embarazo con los espermatozoides del eyaculado o de la biopsia testicular, la pareja podrá recurrir a utilizar semen de donante para conseguir un embarazo.

En conclusión, la fertilidad masculina después de la quimioterapia se ve afectada. Las posibilidades reproductivas tras la superación de un cáncer y tratamiento con quimioterapia son muy variables. La mejor opción, si es posible, es preservar muestra de semen antes de comenzar el tratamiento de quimioterapia. Por ello es muy importante que los oncólogos informen de esta posibilidad a sus pacientes.

 

Dra. Isabel Pons Mallol – Jefa del Laboratorio de Fecundación in Vitro y Andrología
Isabel Pons urh

 

Deja un comentario

Sé el primero en comentar

Notify of
avatar
wpDiscuz